miércoles, 11 de septiembre de 2013

SED DE SIMPATÍA


SED DE SIMPATÍA








“LA SIMPATÍA MUEVE DOS CUERPOS
 CON UNA SOLA ALMA”
                        Gaspar Melchor de Jovellanos
 


La SIMPATÍA es el resultado de la transmisión de un sentimiento tras un contagio afectivo que, de modo subconsciente, pone en marcha aptitudes empáticas.

La SIMPATÍA es una acción positiva y útil, que proporciona bienestar en el propio individuo y en los demás, facilitando las relaciones interpersonales creando vínculos afectivos.

¿Qué sucede cuando ponemos en práctica la Simpatía?

Cuando se cultiva la simpatía, se experimentan sentimientos placenteros, generando reacciones en las sensaciones, sentimientos activos y conductas proactivas.

Las personas simpáticas a través de sus conductas, transmiten y proyectan entre sus interlocutores: Ternura, Dulzura, Encanto, Agrado, Fascinación, Naturalidad, Sociabilidad, Urbanidad, Ánimo, Atracción, Encanto, Cordialidad, Deleite, Sencillez, Familiaridad, Amabilidad, Cortesía, Felicidad, Positividad, Estabilidad Emocional, Belleza, Ilusión, Atención, Educación, Empatía, …

Es por ello que: ¡PELIGRO, SUJETO SIMPÁTICO A LA VISTA….!, cuando nos vamos a dar cuenta, ya es tarde, hemos sido hechizados, seducidos y cautivados por su mágica sonrisa, y su carácter extrovertido y dinámico.


                                     Foto: http://www.groupon.es

La sonrisa actúa como mecanismo transmisor de este contagio afectivo.

El “Sujeto Simpático”, intentará evitar en todo momento situaciones conflictivas, creando armonía y buen clima social. Este tipo de circunstancias le incomodan, le aturden hasta el punto de desconcertarlo.

Las personas simpáticas y educadas suelen ser empáticas. Ser empático implica ser respetuoso con las opiniones y formas de actuar de los demás, aún no compartiéndolas. Hay que recordar, que las personas educadas  actúan en cada momento de la forma que procede.

Para finalizar, lo haré con palabras de Baltasar Gracián refiriéndose a la simpatía y la antipatía.

“CONSISTE LA SIMPATÍA EN UN PARENTESCO DE LOS CORAZONES Y LA ANTIPATÍA, EN UN DIVORCIO DE LAS VOLUNTADES”

 

P.D.: Apréciese la aparición de los tres Reyes Magos



 

7 comentarios:

  1. Es verdad que a veces hay sed de simpatía.
    Muy buena expresión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Nuage por su comentario.

      Un cordial saludo,

      Margarita Martínez Mechó

      Eliminar
  2. Me ha gustado mucho el artículo , pues lo veo muy interesante y ameno.
    Espero con ansia el siguiente .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy agradecida. Espero estar a la altura de sus expectativas.

      Afectuosamente,

      Margarita Martínez Mechó

      Eliminar
  3. Margarita: a la presente nota la compartí en voz alta con mi señora. Gran aporte para mi aprendizaje. Gracias. Ricardo. San Miguel de Tucumán, Argentina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Margarita Martínez Mechó28 de septiembre de 2013, 2:49

      Mi más sincero agradecimiento.

      Afectuosamente,

      Margarita Martínez Mechó

      Eliminar
  4. Una reflexión muy acertada. Aquel que enarbola una simpatía congénita (la fingida no lo es), es feliz y regala bienestar. Ojalá hubiesen muchas más personas así.

    ResponderEliminar